GNL, gas natural licuado

El gas natural es una fuente importante de energía y el combustible fósil menos contaminante. Está compuesto principalmente por metano, la molécula de hidrocarburo más simple, que dota al gas natural de ventajas significativas en seguridad y reducción de emisiones frente a otros combustibles fósiles.

El gas natural licuado o GNL, es gas natural en estado líquido, tras un proceso de licuefacción o enfriamiento a aproximadamente -162 ° C, para facilitar su almacenamiento y transporte. El GNL es inodoro, incoloro, no tóxico y no corrosivo.

El gas natural se convierte en gas natural licuado en las plantas de licuefacción desde donde se transporta a las terminales de GNL. En las terminales de GNL vuelve a su estado gaseoso (regasificación), y se incorpora a las tuberías de transporte y distribución hasta el consumidor final (principalmente para usos industriales, plantas de energía y demanda comercial y doméstica). Esta es la cadena tradicional para el GNL.

Cada vez es más popular el uso de GLN en multitud de aplicaciones. Entre estos otros usos, el GNL tiene un enorme potencial como combustible alternativo al petróleo en el sector del transporte, reduciendo las emisiones, diversificando la dependencia energética y reduciendo costes.

El GNL contribuye a una economía baja en carbono. El GNL es el combustible del futuro.

GNL Informação em Português CORE LNGas hive